La revista digital del sector audiovisual andaluz
S?guenos en Facebook
S?guenos en Twitter
 

Vota a mi corto o voto a Obama

Acabamos de pasar el ecuador del festival y estoy contento porque he visto un buen número de largos que me atraían y también varios programas de cortos que están en Selección Oficial (hay que conocer al enemigo). Uno de los cortometrajes que más me ha gustado es 'Good Kharma 1$' que cuenta la historia de un renombrado publicista que decide coleccionar frases ingeniosas (mensajes publicitarios) que los homeless repartidos por todos los EEUU escriben en cartones para llamar la atención del viandante (clientes potenciales). 

Eso, en un país donde tienes homeless en cada esquina y una creatividad empujada por la escasez, significa que el protagonista de la historia acaba con cientos de cartones inundando su casa. Y en una especie de dejá-vu cinematográfico al salir de la sala me encuentro con un "creativo" sosteniendo un cartón que dice (traduzco libremente): "O me das dinero o voto a Romney'.

Dado que la última vez que el partido demócrata ganó en el estado de Indiana fue en 1964, intuyo que el artista publicitario no ha sacado ni para el cartón que sostiene. Y es que eso en el país de 'Mad Men' no se perdona porque ha roto la primera regla de la publicidad: conoce a tu público objetivo (target, sería el término del sector). Pero a mí se me enciende una lucecita: quizás si aparezco en cada proyección de mi corto con un cartelito (algo más sofisticado, eso sí) que dijera 'Vota a mi corto o voto a Obama', lograría entonces el efecto deseado.

Lo comento con el operation's assistant de la organización esperando, debo reconocer, alguna señal de aprobación por su parte y me comenta que el año pasado un director pagó a todo un colegio para que fuera a ver el programa de cortos en el que se proyectaba el suyo. La ironía es que antes de esta maniobra su corto era el más votado, pero a los chavales les gustó tan poco su película que la máxima puntuación que recibió ese día fue un 3, bajándole la media global y despojándole del preciado 'Audience Choice Award' (Premio del Público, entre nosotros). "El Universo es sabio", me apostilló. "Y lleno de listillos", le respondo.

Ya llevo dos proyecciones de las cuatro que 'Libre Directo' va a tener en Heartland y participo en uno de los coloquios más interesantes que he tenido gracias a un público más que participativo, llegando en ocasiones a parecer casi una rueda de prensa debido a la implicación de los asistentes. Comparto la experiencia con Anita Belgiorno, productora de 'The Last Race', cortometraje que toca el tema del transplante de órganos basado en lo vivido tras la muerte de su hermano.

Es una de la grandes competidoras que tengo en Heartland, sin duda. Consigue emocionar e implicar en la historia al espectador hasta el punto de que para cuando llega el final no eres capaz de oir la banda sonora en los créditos sino un cúmulo de narices expulsando mucosidades generadas por tal cantidad de lágrimas que han derramado. Me cuenta que el corto lo ha financiado ella solita porque quería concienciar al mundo sobre el problema de los transplantes, excepto España, que según me dice es la número uno mundial en donación de órganos. Interesante dato. Aprovechamos hasta la última parte de nuestro cuerpo. No puedo evitar pensar en la analogía ibérico-porcina. Por algo debe de ser que compartimos tanto porcentaje de ADN.  

 

Accede a todo el contenido del Área Privada de CineAndCine. Realiza un pago de tan solo 20€ mediante PayPal y tendrás acceso ilimitado durante un año entero.

Publicidad

También nos interesa