La revista digital del sector audiovisual andaluz
S?guenos en Facebook
S?guenos en Twitter
 

Jose Luis Escolar. Productor Calle Cruzada

   Incentivar


Desde que comencé mi carrera profesional en el año 1977 he tenido la suerte de poder participar en películas españolas y en producciones internacionales. He tenido la posibilidad de aprender de grandes profesionales, de entender como y porque se hacen las cosas en otras cinematografías. Algo que, indudablemente, me ha enriquecido y me ha permitido obtener una amplísima vision del ámbito profesional en el que me desenvuelvo.

Tuve la suerte de comenzar a trabajar en producciones internacionales que tenían España como destino. A partir de ahí he podido intervenir en largometrajes rodados en muchos otros lugares del mundo.

¿Que le sucedería a un joven español que hoy intentará seguir mis pasos? Tendría muchas dificultades, porque España ha dejado de ser destino de producciones internacionales. ¿Por qué?

Despúes de los acontecimientos ocurridos el 11 de Septiembre de 2001 en la ciudad de Nueva York, el número de rodajes que se llevaban a cabo en esa ciudad disminuyó de manera alarmante. Nueva York era un lugar de referencia para la producción audiovisual, se benefiaciaba de la inversion económica, del intangible valor de promoción que esos rodajes aportaban y, sobre todo, mantenía su Industría de Producción activa y “engrasada”.

Para solventar esta situación Nueva York decidió “incentivar” a aquellos productores que decididiéran rodar allí, devolviendo un porcentaje del gasto que las producciones realizaran en su territorio. Esta iniciativa se contagió a muchos otros destinos que también querían beneficiarse de las ventajas que supone atraer producciones tanto de largometrajes como de ficción para televisión. Pronto el “incentivo” a la Producción Audiovisual se convirtió en algo indispensable para que un productor decidiera llevar allí su producción. A fecha de hoy más de 25 países y varios Estados en EEUU ofrecen “incentivos” a la Producción Audiovisual a productores no locales.

España no ha sido sensible a esta iniciativa y ha perdido la posición ventajosa que, desde los años 50, ostentaba como destino preferido de muchas producciones no españolas. Esto supone, a parte de una considerable perdida de inversion extranjera, un retroceso en la capacitación de nuestros profesionales y la posibilad de abrir fronteras a nuestros productos audiovisuales.

Hoy día es una necesidad, para atraer producción extranjera, el diseñar un incentivo atractivo. Ejemplos como Inglaterra o Alemania lo demuestran.

He oído a muchas personas con cargos de responsabilidad, tanto dentro de la Administración como del sector privado, dudar de la necesidad de “incentivar” a las producciones extranjeras. Creo que cometen un grave error. Muchos de los éxitos que el cine español ha conseguido, ha sido gracias a la semilla que en España dejaron películas como Lawrance de Arabia o La Caida del Imperio Romano o El Imperio del Sol o tantas otras. Podría citar a muchos profesionales españoles, entre los que me encuentro, que no habrían llegado donde han llegado sino hubieran aprendido de aquellos que “rodaban” películas como las mencionadas. Yo mismo, en un pasado no muy lejano, he visto como jóvenes profesionales que han trabajado conmigo en películas como El Reino de los Cielos han multiplicado su formación exponencialmente.

Ya no somos un país tercermundista, pero tampoco barato, tenemos mucho que aportar y mucho que recibir pero necesitamos no desparecer del “mapa” de los destinos de producción internacional y desgraciadamente lo estamos haciendo. Además en un momento de crisis como el actual, donde el cine español corre el riesgo de desaparecer, es aún más necesario dar trabajo a nuestros actores y técnicos, mantener a nuestras empresas de servicios vivas, fomentar el contacto de nuestros productores con productores extranjeros.

El 31 de Julio de 2013 el Partido Popular presentó en el Congreso una Proposición no de Ley relativa al fomento de los rodajes cinematográficos en España, para su debate en la Comisión de Cultura. En ella se cita esta frase que transcribo literalmente:

“Las razones que hacen competitiva a España como lugar de rodaje frente a otros países son muchas, desde sus complejos cinematográficos dotados de los últimos avances tecnológicos, su multitud de localizaciones diversas y dramáticas, la hospitalidad de su gente y su clima de largas horas de luz, entre otras”

Desgraciadamente estos pobres argumentos podrían haber servido hace muchos años, hoy ya no. Ni nuestro clima, ni nuestra hospitalidad atraen a nadie. No seamos ingenuos, hay que evolucionar.
 

Accede a todo el contenido del Área Privada de CineAndCine. Realiza un pago de tan solo 20€ mediante PayPal y tendrás acceso ilimitado durante un año entero.

Publicidad

También nos interesa