La revista digital del sector audiovisual andaluz
S?guenos en Facebook
S?guenos en Twitter
 

Antonio Pérez. 'Solas', born in Lebrija


Así titulaba un periodista la crónica del estreno en la Berlinale de 'Solas', dirigida por Benito Zambrano, un desconocido novel andaluz (nacido en  Lebrija tal y como ponía el catálogo en inglés), que recibió el Premio del  Público y fue toda una conmoción para crítica y espectadores que pudieron  ver su estreno absoluto en la capital alemana en 1999.

Unos años antes me encontraba en La Habana presentando 'Belmonte'. Se me  acercó un joven sevillano que estaba acabando sus estudios en San Antonio de los Baños. Le acompañaba un compañero cubano, Ernesto Chao, que luego haría la Dirección de Producción de un par de películas de Benito y muchas  con Maestranza Films. Ambos me hicieron una encerrona para "jinetearme"  con sus proyectos.

Benito traía escritos algunos guiones y tratamientos, todos muy personales,  originales y llenos de frescura. Algunos muy influidos por el realismo mágico tan de moda en la literatura latinoamericana de entonces y tan desafortunados en su transposición al cine. Buceando entre ellos, cayó en mis manos el primer boceto de 'Solas' con otro nombre, algo cursi y anti-comercial. El guión provenía de muchos cambios y orientaciones de la historia original basada en una chica que quería abortar en Latinoamérica. Ya en sus principios apuntaba la calidad dramática y fuerza  que tendría la película que todos conocéis.

Hubo que adaptarla para rodarla en nuestra tierra, con nuestra gente y sus personajes. Luego la búsqueda típica de financiación para película con  argumento imposible: mujeres, pobres, alcohólicas, perdedores y andaluces. ¿Alguien se aventura a hacer un pitch convincente del argumento? A pesar de ello, raro era el que leía el guión y no quedaba impresionado. Siempre  recordaré a la directora artística Lala Obrero, mientras hacía los rutinarios  desgloses de decoración, incapaz de contener las lágrimas sobre el guión, a
pesar de haberlo leído varias veces.

En la primera comisión de ayudas del Ministerio Cultura fue rechazada, quizá porque cada uno de los miembros entonces votaba por los intereses de su agrupación, grupo o representación. Benito se desesperó en la espera y no entendía lo que pasaba. Me pidió mover el guión él mismo, pensando que yo no era capaz de levantarlo. Le dije que probablemente, los más importantes productores españoles no le harían caso, aunque yo le recomendé para que lo recibieran. Ninguno de ellos decidió producir la película, por razones obvias, con lo cual volvió, qué remedio, a mi regazo de nuevo.

Lo presenté a la siguiente comisión pero esta vez haciendo presión para que se hiciera justicia. Efectivamente, la Comisión era menos "representativa"  pero mucho más profesional e independiente y votó masivamente por el guión. Incluso los pocos que no la votaron (siempre te enteras de lo que pasa en  estas comisiones) me aseguraron después del éxito de la película, que ellos  también la habían apoyado. Con la pre-compra de los derechos de antena de Canal Sur (apuesta con la que ganó mucho dinero) y Vía Digital (más por amistad que otra cosa), el dinero del Ministerio, aportaciones propias más y
una sindicación de una pequeña parte del sueldo de algunos jefes del equipo técnico (que recuperaron multiplicada por tres con los beneficios) pudimos rodar la película con unos 134 millones de pesetas (unos 800.000 €).

Y el resultado fue ¡más de un millón de espectadores, estando en cartelera más de un año!

Para los cineastas andaluces nada fue igual después de 'Solas': a partir de  entonces todos esos desconocidos y talentosos cineastas pudieron hacerse un hueco en la cinematografía nacional e internacional incluso. La serie que  Zambrano rodó después, 'Padre Coraje', con más de 100 actores andaluces, lanzó al estrellato a muchos de los que hoy vemos habitualmente en series y el cine español. También técnicos y profesionales de todo tipo demostraron que en Andalucía había talento, profesionalidad pero pocas oportunidades.

'Solas' no había tenido ayudas de la Junta de Andalucía. El presidente Manuel Chaves reunió a expertos para marcar líneas de actuación y apoyar la producción cinematográfica andaluza.

La historia que sigue todos la conocéis: el cine andaluz ha recibido premios y distinciones y ha participado en los más importantes festivales del mundo,  quizás como ninguna otra comunidad autónoma, exceptuando los tradicionales centros de producción de Madrid y Barcelona.

A pesar de esta crisis, año tras año la producción andaluza sigue estando en  un alto nivel. No sé cómo lo hacemos ni cómo sobrevivimos, pero tres lustros prodigiosos después de 'Solas' estamos aún aquí. Con mucho que contar. Con mucho que decir...
 

Accede a todo el contenido del Área Privada de CineAndCine. Realiza un pago de tan solo 20€ mediante PayPal y tendrás acceso ilimitado durante un año entero.

Publicidad

También nos interesa