La revista digital del sector audiovisual andaluz
S?guenos en Facebook
S?guenos en Twitter
 
×

Notícia

Simple Image Gallery Pro Notice: Joomla!'s /cache folder is not writable. Please correct this folder's permissions, clear your site's cache and retry.

"La Guerra Civil fue utilizada por muchos para venganzas personales"

El director sevillano Raúl Romera presenta hoy 'La memoria de los olivos' en el SEFF. Un largometraje que con material inédito aborda el drama de la Guerra Civil en los pueblos andaluces

Lola Rodríguez|Sevilla

Si los olivares pudieran derramar palabras, además de aceitunas, narrarían viejas historias cotidianas, de amor y de dolor. Historias que se mueren con aquellos que las vivieron y que, en el caso de la Andalucía rural, fueron ahogadas al terminar la Guerra Civil. La batalla no solo se libró con armas, también con venganzas personales, que nada tenían que ver con las ideas políticas, y que sin embargo hallaron en el conflicto la excusa perfecta para saldarse.

Con estos mimbres se construye 'La memoria de los olivos', primer largometraje del sevillano Raúl Romera, rodado entre Aznalcázar, Pilas, Valdelarco, Castillo de las Guardas, Cantillana y El Ronquillo. La película, producida por Emilio Ruiz Barrachina -Ircania Producciones- fue proyectada en el Festival Internacional de Cine de Santander (Colombia) y hoy se viste de largo en el Festival de Cine Europeo de Sevilla. El trabajo y el esfuerzo, unidos a la tenacidad y el talento, terminan dando sus frutos. A Romera, formado en la escuela Viento Sur, le queda toda una carrera por delante para seguir sembrando y recogiendo.

De momento, su primer largometraje, 'La memoria de los olivos', es solo la punta de lanza de todo lo que está por venir. El próximo enero comenzará el rodaje de su segunda película, 'Hangedman', en verano del documental 'La bebida de la muerte' y ya tiene listo el guión del nuevo film de Emilio Ruiz Barrachina, 'Liberty Station'. Una coproducción internacional que a buen seguro le servirá de trampolín para trabajos venideros. De momento, 'La memoria de los olivos', una historia ambientada en la Andalucía rural durante la Guerra Civil, le está dando muchas alegrías, como la adquisión de los derechos de emisión por parte de Canal Sur.

Hay historias durísimas que siguen encerradas en los pueblos. Y las generaciones que las vivieron, han desaparecido”. 

El cine español ya tiene un amplio repertorio de películas y documentales sobre la Guerra Civil, ¿cuál ha sido vuestra intención con 'La Memoria de los Olivos'?

Queríamos contar una historia de la Guerra, pero ir más allá y adentrarnos en esa intrahistoria oscura y silenciosa que sucedía en los pueblos. Y es que la contienda fue utilizada de forma miserable por muchos para saldar viejas cuentas, rencillas y venganzas por cuestiones que nada tenían que ver con la política. Problemas familiares, de herencias de tierras y casas. Fue una guerra paralela, más dura si cabe, con una moraleja en la que nadie sale bien parado.

¿Está inspirada en un hecho real?

No, no es una historia real. Pero sí ha habido un intenso trabajo de documentación detrás. Durante muchos meses he estado buscando información y leyendo libros. Uno de los que más me inspiró fue 'Una historia sobre la Guerra Civil que no va a gustar a nadie', de Juan Eslava Galán. Hay historias durísimas que no han salido a la luz, de como muchos utilizaron la Guerra para ir contra alguien cercano por alguna disputa personal. Estas historias siguen encerradas en los pueblos, y las generaciones que vivieron aquello han desaparecido.

Hay momentos en la película donde la crueldad hacia personas indefensas es extrema y es inevitable preguntarse si realmente un hombre, al margen de que fuera falangista, podía llegar al punto de hostigar a una niña o a un discapacitado...

Cuando escribes te tomas algunas licencias dramáticas para conseguir que una determinada escena tenga más intensidad, más tensión. Y a veces es el actor quien aporta matices al personaje. Después de todo ellos son los que le dan cuerpo a lo que está en el guión y en este caso, Mario Martínez, que interpreta al jefe de la Escuela de la Falangista, hizo varios gestos que vienen a expresar hasta qué punto un conflicto de este calado puede llegar a deshumanizar a las personas y empujarlas a realizar actos de violencia implícita y humillaciones hacia los más débiles. Si en esta película nos posicionamos de alguna forma, es a favor de los más desprotegidos.

 En la película destacan las interpretaciones de Marta Serrano y Víctor Lamas. ¿Cómo dio con ellos?

 Marta ha trabajado en cortometrajes míos anteriores, y en algunas obras de teatro. La conocí en la escuela de Viento Sur, donde estudié guión y dirección de actores. Es una actriz impresionante, tiene una profundidad en la mirada, que te capta. A mí me fascina la magia que se vive cuando estás rodeado de actores. De momento estás charlando con ellos, dándoles instrucciones, y en cuestión de segundos, cuando dices '¡acción!', es como si se transformaran. Víctor es así. Hace un papel impresionante y era increíble verlo pasar del cero al cien en unos segundos.

“Estoy viviendo un sueño, y quiero exprimirlo al máximo. El cine es lo que me da la vida”.

Otro aspecto que da profundidad a la historia es la imagen en blanco y negro. ¿Por qué se decantó por este formato?

Se que se han hecho muchas películas sobre la Guerra Civil a color, pero tenía claro que la mía tenía que ser en blanco y negro. Yo la tenía así en la cabeza, y a excepción del principio y el final, todo es en blanco y negro. Durante el montaje le hicimos un tratamiento especial a la imagen para unificarla, eliminar brillos, equilibrar los tonos. Otra cuestión es que en ningún momento utilizamos focos. Toda la iluminación de las localizaciones donde estuvimos durante las dos semanas de rodaje es natural. El sonido se terminó en Madrid.
 

Por cierto, que la banda sonora es como un personaje más. ¿Quién asumió esta tarea?

En mis anteriores trabajos he contado para la música con un compositor de Valladolid, pero en esta ocasión no me servía, porque él hace fundamentalmente música electrónica. Él, sin embargo, me llevó a una plataforma de Internet donde encontré a Alberto Bracero, que se volcó con el proyecto. A medida que iba montando escenas, se las mandaba. Y fue capaz de captar el espíritu de la historia y volcarlo en la música.

¿Cómo va a ser la distribución de 'La memoria de los olivos'?. ¿Cuándo podrán los espectadores verlas en los cines?

Nuestra idea es, de momento, moverla por los festivales. Nunca esperé que se proyectara aquí en el de Sevilla, lo veía complicado. Hay mucho nivel en las proyecciones y fue una sorpresa que aceptaran nuestra película. La productora de Emilio Ruiz Barrachina, Ircania, está haciendo un gran trabajo, y no solo a nivel de festivales, también hemos logrado que Canal Sur se haga con los derechos de emisión. Eso le va a dar a la película una gran proyección.

 ¿Y hay algún otro nuevo proyecto a la vista?

 Pues sí, hay otra película, y el rodaje comenzará el 8 de enero. Será un thriller, un tanto oscuro y claustrofóbico. Se llamará 'Hangedman' y posiblemente estará en el reparto William Miller, muy conocido ahora por su papel de Beltrán de la Cueva en la serie 'Isabel'.

Es un cambio muy radical, de una película ambientada en los pueblos andaluces durante la Guerra, a un thriller...

Yo soy muy ecléctico, me gusta cambiar de registro. Pasar de una historia como 'La memoria de los olivos' a un contexto totalmente diferente, a la ciencia ficción... Lo que más me interesan son las historias en sí, y escribo los guiones que a mí, como espectador, me gustaría ver en el cine.

¿Y de su relación con Barrachina se puede contar algo más que tenga a la vista?

La verdad es que estoy viviendo un sueño, y quiero exprimirlo al máximo. El cine es lo que me da la vida y respirar todos los días, y me están surgiendo oportunidades de hacer lo que más me gusta. El próximo verano empezaremos el rodaje de otro documental, sobre el alcohol metílico, 'La bebida de la muerte'. Fue un caso que acabó con la vida de 50 personas, según los datos oficiales, pero de forma extraoficial fueron casi mil personas en todo el mundo. Yo estaré en la realización, y Emilio en la dirección. Se presentará en el Festival Internacional de Cine de Orense. También tengo terminado el guión de la próxima película de Emilio, y estaré en el equipo de dirección. Esto ya es algo más grande, se trata de una coproducción internacional que se llamará 'Liberty Station'. Está inspirada en una historia real que sucedió en España durante la II Guerra Mundial. Ahora está en el proceso de preproducción.

Por lo que nos cuenta, no le falta el trabajo. Pero en España y Andalucía se está viviendo una travesía del desierto. ¿Hay salidas?

Yo creo que una de las claves es buscar apoyo en otros países... Portugal, Francia, Estados Unidos... Organizar y montar una producción en la que participen muchos, tanto en medios económicos como técnicos. Por ejemplo, en el caso de 'Hangedman', contamos con la ayuda de medios técnicos. En España es imposible producir películas de millones de euros, pero sí de 500.000 o 600.000 euros. Y las productoras tendrían que adaptar el cine a los nuevos medios de distribución y de producción, para poder sacar adelante trabajos de medio y bajo presupuesto, pero permitir tener un cartel amplio. Otra medida podría ser implantar en España la ley del cine vigente en Francia, según la cual todas las películas extranjeras que se proyectan tienen como condición para ello el pago de una tasa. Y ese dinero se revierte en producir películas francesas. Y por supuesto, el precio de las entradas en España, que debe reducirse. Porque no podemos perder el valor del cine como acto social. Pero la problemática debería atajarse desde el fondo, con una ley favorable y con la adaptación de las productoras a la nueva situación.
 

Información relacionada

El sevillano Raúl Romera estrena su primer largometraje en otoño

 

{gallery}2012/galerias/panoramas/largometrajes/La-memoria-de-los-olivos{/gallery}


 

Accede a todo el contenido del Área Privada de CineAndCine. Realiza un pago de tan solo 20€ mediante PayPal y tendrás acceso ilimitado durante un año entero.

Publicidad

Últimos blogs

 

También nos interesa