La revista digital del sector audiovisual andaluz
S?guenos en Facebook
S?guenos en Twitter
 

Paz Vega, una sevillana con acento de California

Después de su participación en ‘La ignorancia de la sangre’, de Manuel Gómez Pereira, la sevillana rodará ‘Fall From Grace’, dirigida por Jennifer Lynch, en el próximo mes de abril

Laura RuizLaura Ruiz|Sevilla

Es muy feliz estando en Sevilla, y es que no hay nada como rodar en su ciudad y poder volver cada noche a casa, junto a su madre. Así se mostró, sincera y confortable en su hogar, esta sevillana que ha triunfado en la industria cinematográfica española y ha conquistado con éxito el cine más internacional, hasta el punto de haberse establecido en Los Ángeles hace ya varios años.

 

Sobre si piensa quedarse allí a vivir o regresar a España, Paz Vega responde con convicción que sólo está allí ‘de forma provisional’, a pesar de que un ligero acento californiano delata su plena adaptación a la vida en la costa oeste estadounidense. El Spanglish (película de James Brooks con la que debutó en Hollywood) que la llevó a triunfar al otro lado del Atlántico se ha tornado ahora a la inversa para esta sevillana que ya no habla andaluz.

La trajo a Sevilla el rodaje de la última película de Manuel Gómez Pereira, ‘La ignorancia de la sangre’, producida por Tornasol Films, Maestranza Films, y Hernández y Fernández Producciones Cinematográficas, con la colaboración de TVE.

Aquí siempre la esperan los suyos, y esta vez también también CineAndCine, quien no ha querido perder la oportunidad de conocer algo más sobre la personalidad de esta sevillana de bandera, embajadora de nuestro cine andaluz, en lo que fue una deliciosa y afable charla.

¿Cómo se define Paz?

Lo de definirse siempre es complicado, porque depende del momento que vives que prima una cosa u otra, pero no sé, quizás una mujer natural, honesta, una mujer muy trabajadora, exigente tanto con mi trabajo como con el trabajo de los demás, una mujer fuerte, y por supuesto también con mis dudas y mis momentos de bajón, pero en general, una mujer a la que le gusta mirar hacia delante.

¿Soñaste alguna vez con una trayectoria parecida a la que estás viviendo?

No, yo no soy una persona soñadora, soy bastante realista y pragmática y me gusta ver el momento, el presente y ya. Y nunca me imaginé, por ejemplo, que iba a trabajar en Estados Unidos, que iba a trabajar con directores de la talla con los que he trabajado…. Nunca he ido a cumplir un sueño, iba simplemente a ver qué pasa, viviendo el día a día y aprovechando cada oportunidad que se me presentaba.

¿A quién consideras tu maestro en la profesión?

He tenido varios maestros en diferentes momentos de mi carrera. Por ejemplo, cuando empecé aquí en Sevilla, mi primer maestro fue Víctor Carretero, que fue quien me inyectó la verdadera pasión de la interpretación. Él fue mi primer profesor de teatro en los Padres Blancos, y desde allí me llevaba a ver los talleres de fin de curso del CAT, cuando ni siquiera yo podía entrar allí. Así que cuando cumplí los 18, sólo tenía una obsesión, y era entrar en el Centro Andaluz de Teatro, se lo tendré que agradecer por siempre.

Después en Madrid, he aprendido mucho de todos los compañeros con los que he trabajado, sobre todo, aprendí muchísimo con Javier Cámara y Ámparo Baró en la serie ‘Siete Vidas’, que para mí fue un período de puro aprendizaje.

También he aprendido con todos los directores con los que he trabajado, cada uno me ha enseñado a sacar algo de mí que yo no sabía que tenía, y a explorar lugares que antes nunca hubiera pensado que existían en mis registros. Yo creo que esta es una profesión donde nunca se acaba de aprender y cada proyecto te sorprende.

¿El papel en el que te hayas sentido más cómoda, más feliz… el que recuerdes con más cariño?

Bueno, yo me siento cómoda en todos mis papeles y en todos los géneros. A mí no me gusta elegir entre mis personajes, porque para cada uno lo doy todo de mí, y los disfruto al máximo, y tener que elegir sería muy injusto, no puedo hacerlo.

¿En Los Ángeles se puede vivir teniendo los pies en la tierra? Que LA suena como muy imponente…

Tú lo has dicho, suena…. pero es una ciudad como otra cualquiera donde se trabaja muchísimo. Aquí la gente se divierte y sale a la calle a tomarse una cerveza, allí no, la gente trabaja 24 horas al día, porque yo creo que cuando duermen también están pensando en lo que tienen que hacer al día siguiente.

Para mí no es una ciudad extraordinaria, según mi experiencia, también hay gente que dice que Los Ángeles es una locura y yo la verdad es que no la veo por ningún lado. Para mí es trabajo y trabajo, y una ciudad muy tranquila en otros aspectos, una ciudad en la que brilla el sol casi todos los días del año, con una temperatura estupenda, los horarios son muy ad hoc para cuando tienes niños, la gente se va a dormir pronto, se levanta temprano, como en el horario de los colegios… Para mí no es una locura, más locura es Madrid!

La experiencia del Goya ya la has vivido… ¿te gustaría un Oscar en tu salón?

Y tres mejor que uno, me encantaría, claro! Pero, de todos modos, ningún actor trabaja para ganar premios. Primero, trabajamos en esto por vocación porque disfrutamos cuando sacamos adelante a un personaje, y segundo, para subsistir. Lo de los premios, pues cuando llegan es fantástico, es como la guinda a tu trabajo, pero la verdad es que para nada se piensa en el Premio como resultado.

Me encantaría trabajar con algún director andaluz, de hecho, ya me he echado yo al cuello de Benito Zambrano y le he pedido que me llame, espero encajarle en alguna de sus próximas películas”
¿Qué diferencias existen entre el cine de aquí y el de allí, más allá del presupuestario?

Pues es que yo creo que el presupuesto es la única diferencia sustancial entre un cine y otro, y ni siquiera ese, porque allí también se hacen muchas películas de corte independiente a semejanza de las que se hacen aquí. Lo fascinante de esta profesión es que trabajes donde trabajes, en Italia, en los países del Este, en Brasil, en Túnez… siempre se trabaja bajo unos códigos universales, a pesar de los idiomas, y eso es fantástico, porque te permite trabajar en cualquier sitio.

De verdad que yo no veo tantas diferencias en Estados Unidos. Ahora, que allí hay películas de muchos efectos especiales, pues sí, pero eso es algo más técnico, quizás hasta menos divertido a la hora de trabajarlo… a mí me gusta rodar en espacios reales no en estudios de cartón piedra ni en decorados virtuales.

¿Qué nos puedes contar sobre ‘La ignorancia de la sangre’?

Bueno, pues ‘La ignorancia de la sangre’ es un thriller policíaco, que sucede en Sevilla y es uno de los crímenes que el detective Falcón tiene que resolver. El detective Falcón es un personaje creado por Robert Wilson, un escritor inglés que vino a Sevilla una vez, se enamoró de la ciudad y escribió una tetralogía sobre este detective y esta novela es la cuarta, es la que resuelve todo lo anterior. Entonces hay muchas cosas que ya se dan por sabidas en esta historia, por ejemplo la relación entre Falcón y mi personaje, Consuelo, que se conocen de muchos años atrás.

Su director, Manuel Gómez Pereira, ha comentado que ésta es una historia entre la mafia rusa y el terrorismo islámico, en la que triunfa el amor, y la verdad es que es una bonita definición.
¿Y tu experiencia en la película?


Bueno, yo es la primera vez que hago un thriller y para mí está resultando una experiencia única, porque igualmente tengo que trabajar registros que nunca antes he trabajado. Tengo que mezclar muchos sentimientos a la vez, sentimientos positivos hacia el detective Falcón, sentimientos negativos porque han secuestrado a mi hijo… Además, hay una parte técnica que tienes que controlar y a la que yo no estaba acostumbrada, en definitiva, hay muchos factores por los que para mí este trabajo está resultando apasionante.

¿Qué piensas de este cine andaluz que eclosiona y triunfa desde hace un par de años?

Pues que ojalá no se quede en estos años, que sean muchísimos más y que yo pueda participar de ello. Yo creo que aquí Antonio Pérez (productor de Maestranza Films) ha hecho un trabajo excelente de muchísimos años, que ahora está dando sus frutos… No sólo está Antonio, hay mucha otra gente, pero es verdad que él fue muy pionero en esto y ha sido como el abanderado de todo el movimiento del cine andaluz, y eso hay que agradecérselo.

A mí me encanta que esto esté ocurriendo, creo que no solo tenemos talento, sino además, un espacio maravilloso todavía por descubrir a nivel cinematográfico.

¿Te haría especial ilusión trabajar con algún director andaluz?

Claro que sí, de hecho ya me he echado yo al cuello de Benito Zambrano y le he pedido que me llame, espero encajarle en alguna de sus próximas películas. Y sobre el resto de directores que ahora se consolidan, claro que sí, ojalá me llamen para participar en sus proyectos.

¿Qué opinas de las políticas cinematográficas de este gobierno?
Pues qué voy a opinar, que se han cargado la industria. Ahora mismo estamos muy dañados, hay una herida abierta que está sangrando mucho y hasta que se cierre va a costar tiempo. Y ya no son sólo las medidas como el IVA o los recortes en las subvenciones, es el cómo el gobierno trata a la cultura, la imagen que le proyecta a los españoles sobre ella, como algo que no sirve para nada. Da la sensación de que somos payasos y de que estamos aquí para pasar el rato, y si eso se lo trasladas a la ciudadanía, pues es normal que la población termine sintiendo rechazo hacia la cultura y hacia el cine que, en concreto, se ha visto muy afectado en los últimos años por discursos infundados sobre que ‘la gente del cine está aquí para llevárselo calentito’.

Yo no conozco a ningún productor que sea millonario, como sí ocurre en Estados Unidos. Aquí los productores lo están pasando muy mal y muchos han embargado sus bienes para sacar un proyecto adelante con toda la ilusión del mundo. Por favor, que se le quite de la cabeza a la gente la idea de que las subvenciones se la quedan los productores para enriquecerse, eso es mentira, es totalmente falso y quien diga lo contrario está simplemente mintiendo. 

Además es que el cine es un bien cultural, es la esencia de tu país, es algo que sirve además para educar, para denunciar injusticias, para muchas cosas… y no se puede decir que los problemas del cine están en la propia industria, no están en la industria, están en otro sitio, al igual que como con otras muchas cosas que están ocurriendo en este país, y quien tiene la culpa es claramente quien la tiene.

¿Qué nos puedes contar sobre tus próximos proyectos?

Pues, por un lado, tengo varios proyectos pendientes de estrenar: ‘Grace of Monaco’, dirigida por Olivier Dahan (se estrena en mayo de 2014 en el Festival de Cannes) ; ‘El peregrino’, de Daniel Augusto, una película que hice en Brasil maravillosa sobre la vida de Pablo Coelho; otra que rodé en México titulada ‘Espectro’ y dirigida por Poncho Pineda, es una producción cien por cien mexicana y no sé si vendrá a España; y, por último, otra película que también hice en México, una coproducción con Estados Unidos, que se titula ‘The Jesuit’, de Paul Schrader.

Y de otro, tengo dos rodajes pendientes para los próximos meses: voy a rodar en el mes de abril con Jennifer Lynch “Fall From Grace”, un thriller también muy oscuro que cuenta la historia de la desaparición de una niña…, y también voy a rodar con Jim Loach una película en Australia, junto a otros actores como Carmen Maura, Antonio de la Torre y Quim Gutiérrez.

Un deseo de futuro para Paz Vega.

Pues no sé, pensando en la gente, sobre todo, mucho trabajo, mucho trabajo y mucho trabajo. Para mí y los míos, mucha salud.

 

Información relacionada:

Acaba el rodaje de ‘La ignorancia de la sangre’

 

Accede a todo el contenido del Área Privada de CineAndCine. Realiza un pago de tan solo 20€ mediante PayPal y tendrás acceso ilimitado durante un año entero.

Publicidad

Últimos blogs

 

También nos interesa