La revista digital del sector audiovisual andaluz
S?guenos en Facebook
S?guenos en Twitter
 

Tras la huella del periodista comprometido

El corto documental ‘El hombre que estaba allí’ recupera la fascinante figura del sevillano Manuel Chaves Nogales, cronista de la Europa convulsa de la primera mitad del siglo XX

Bruno PadillaBruno Padilla

“No fue, en toda su vida, ni más ni menos que eso: un periodista”. Es una de las primeras frases de ‘El hombre que estaba allí’, un cortometraje documental con participación andaluza que se centra en la figura de Manuel Chaves Nogales (Sevilla, 1897 – Londres, 1944).

Considerado por algunos literatos actuales como uno de los mejores cronistas del siglo XX, aunque también uno de los más desconocidos, esta producción cuenta los difíciles años que vivió y su valiosísimo legado escrito.Otros dos periodistas, Daniel Suberviola y Luis Felipe Torrente, son los responsables de este documental de 29 minutos, puesto en pie a través de su productora Asma Films con la coproducción de La Claqueta PC y la colaboración del Centro de Estudios Andaluces.

Nadie les habló de Chaves Nogales en la facultad de periodismo. Daniel supo de él años más tarde, cuando Juan José Millas mencionó en una conferencia una de sus singulares obras. Pero no es el único escritor de renombre que ha puesto en valor los textos del cronista sevillano. ‘El hombre que estaba allí’ recoge los testimonios de Antonio Muñoz Molina, Andrés Trapiello y Jorge Martínez Reverte en torno al periodismo literario de Chaves Nogales, que se movía entre la crónica y la no ficción. “Descubrir la existencia de un hombre muy relevante en su tiempo, que había hecho una obra tan interesante, moderna y bien escrita, nos hizo preguntarnos porqué durante 60 años nadie había hablado de él”, explica Luis Felipe sobre el origen del proyecto.


Las mujeres que estaban aquí

En primera instancia decidieron contactar con María Isabel Cintas, biógrafa sin cuya labor “no se habría publicado nada sobre Chaves Nogales, porque nadie sabría que existió”, asegura Luis Felipe. Según el coautor del documental, éste debía partir de la experiencia de Cintas, que ha dedicado 20 años de su vida a “buscar la huella perdida de Chaves Nogales por archivos, bibliotecas y hemerotecas de medio mundo”. Pero María Isabel no es la única presencia femenina esencial en ‘El hombre que estaba allí’.

Suberviola y Torrente tenían claro que no querían hacer una película sobre Chaves Nogales al margen de su familia, ya que había una parte íntima de la biografía del personaje que tenían que reflejar para que el espectador empatizara con él. De ahí que entrevistar a Pilar Chaves Jones, su única hija viva con 94 años, se convirtiera en una prioridad para acometer el rodaje del documental. Así cuenta Daniel sus sensaciones tras una primera conversación con ella: “Cuando colgué el teléfono, supe que Chaves Nogales reunía todos los ingredientes cinematográficos que puede contener un personaje histórico”. Más tarde, cuando la entrevistaron en persona, se quedaron abrumados por cómo les trasladó la memoria sentimental de su padre. “Nos contaba la historia con una confianza tal”, recuerda Luis Felipe, “que parecía que nos estaba hablando de nuestro abuelo”. Daniel va más allá y admite que se fueron “enamorados” de esta señora tan “atractiva, analítica y emotiva, pero incapaz de caer en la sensiblería”.

Aun así, los responsables del guion y la dirección de ‘El hombre que estaba allí’ no querían mostrar el plano personal de sus relaciones, sino sólo aquello que afectó a la faceta pública del personaje. Como explica Luis Felipe, “nos interesa el Chaves periodista, el reportero innovador, el ciudadano comprometido con los problemas de su tiempo, el político que apuesta hasta el final por un proyecto determinado”. En una época tan polarizada ideológicamente como la que vivía España, el protagonista de esta historia real mantuvo un punto de vista inusualmente lúcido, negándose a pensar que la Guerra Civil era la única salida al conflicto. Pese a ser un republicano convencido, repudió el asesinato por igual en ambos bandos. “En realidad, este documental y la figura de Chaves Nogales representan la intersección entre cuatro mundos que siempre han sido de nuestro interés: la Historia, que nos apasiona; el periodismo, nuestra profesión; la literatura, en concreto la narrativa; y el cine”, concluye Luis Felipe.

Para reflejar esa combinación en formato audiovisual, comenzaron sin apenas material de partida, si bien María Isabel y Pilar les hicieron llegar algunos recursos gráficos. Durante el proceso de investigación, fueron hallando más elementos visuales en periódicos y noticieros de la dura época en la que Chaves Nogales ejerció su profesión. Hasta que dieron con un momento mágico, el que da título al documental y que ha supuesto uno de sus grandes hallazgos: la aparición de Chaves en una filmación de 1931, junto al recién proclamado presidente de la II República, Niceto Alcalá-Zamora. Unas imágenes, las primeras en las que se ha podido ver al autor sevillano en movimiento, que nos lo muestran como el ciudadano comprometido que fue, aplaudiendo con entusiasmo.

Buscando a Wally en la Filmoteca

Nadie diría que la escena que más ha trascendido del documental, la que ha supuesto un hito por tratarse de la primera vez que se veía a Chaves Nogales en movimiento, fue hallada por casualidad. Y, de hecho, más que a una coincidencia se debió a la “cabezonería pura” de los dos directores, según palabras del propio Luis Felipe Torrente: “Pensamos que, si estaba en todos los fregados de España entre los años 20 y 36, coincidiendo con el auge de los noticieros documentales, tenía que salir en alguno de ellos”. Así que estuvieron visitando la Filmoteca Española un día tras otro, buscándolo en esas imágenes “como quien busca a Wally. Al final no estaba en la Filmoteca, sino que se nos apareció mientras estábamos ya trabajando con otros materiales”.

Para Daniel Suberviola, esos 60 segundos de metraje son los que hacen que el visionado de ‘El hombre que estaba allí’ merezca la pena. No se trata sólo de la primera aparición de Chaves Nogales en un filme, hay algo más en ese hallazgo. “Son imágenes que hablan por sí solas. Hablan sobre él, sobre cómo era, cuál era su ideario”, explica fascinado. En la breve pero sorprendente escena, el reportero sevillano está en segundo plano pero se le distingue con nitidez, aplaudiendo al primer presidente de la II República Española en el día de su nombramiento. “Aplaude, no escribe ni toma notas”, comenta Daniel. “En ese momento, es un ciudadano más”. 

Desde Andalucía para el mundo

Aunque Chaves Nogales estuvo siempre allí donde estaba la noticia, ya fuera en la España fratricida del 36, en la Rusia bolchevique, en la Italia fascista, en la Alemania nazi, en un París agonizante o en el Londres envuelto en llamas de la Segunda Guerra Mundial, su obra siempre estuvo ligada al pueblo andaluz de forma especial. Dedicó numerosas crónicas a reflejar, con su singular punto de vista, las tradiciones de una Andalucía convulsa por los levantamientos campesinos. “Esa perspectiva diferente sobre su realidad y sus mitos es importante para cualquier región”, comenta Luis Felipe al respecto.

Por eso no sorprende que la productora sevillana La Claqueta PC, responsable del exitoso documental histórico ’30 años de oscuridad’, también tuviera entre sus planes de futuro llevar a la pantalla la historia de Chaves Nogales. Cuando Daniel y Luis Felipe (fundador y socio, respectivamente, de Asma Films) decidieron abordar ‘El hombre que estaba allí’, pensaron que “lo mejor era unir fuerzas” con La Claqueta y realizar la película en forma de coproducción. De ahí que se declaren “muy felices por habernos cruzado en el camino con ellos” y deseosos de que esa colaboración continúe, ya que en este proceso han apreciado “la competencia, la capacidad y las ganas” de Olmo Figueredo y Manuel H. Martín.

Candidato para los Goya

Los creadores del filme sobre Chaves Nogales han recibido recientemente la noticia de su candidatura entre los diez cortometrajes documentales que podrían optar al Premio Goya en esta categoría. Según Daniel, sólo la nominación ya “constituiría una gran sorpresa”, aunque no sería el primero de los galardones que reciben por ‘El hombre que estaba allí’: en el Festival de Astorga obtuvieron sendos premios, un hecho más destacable aún si se tiene en cuenta que era la primera vez que el certamen leonés consideraba un trabajo documental como ganador. “No sé si a alguien que lo haya visto no le ha gustado, pero yo no me he enterado todavía”, bromea Torrente. “Lo único que nos dicen de manera insistente es que les resulta breve. Es decir, que la gente se queda con ganas de más”.

Ante la buena acogida de este trabajo, ¿qué otros proyectos audiovisuales planean poner en marcha desde Asma Films? “Nuestra intención es seguir en la línea documental, porque somos periodistas y es lo que nos gusta”, explica Luis Felipe. Aunque les resulta difícil plantearse cualquier producción por la dificultad de obtener financiación, ideas no les faltan. Así, a Daniel le gustaría “hacer algo con gente de carne y hueso, viajando a Calais, Canarias, Ceuta, Melilla y Lampedusa para denunciar el mayor drama que vivimos hoy en día”. También tiene en mente una película sobre otro escritor olvidado: “Sólo puedo anticipar que podría titularse ‘Curzio’”. Ahí va una pista para quienes también se apasionan por la investigación y las historias que aún no han sido contadas.
 

Crowdfunding para llevarlo al papel

Tras el éxito que empezó a obtener el cortometraje a partir de su estreno en la Feria del Libro de Sevilla, sus creadores decidieron precisamente adaptarlo al papel, haciendo el camino a la inversa de lo habitual. En realidad, “el libro ha sido una consecuencia no prevista del documental”, explica Luis Felipe Torrente. “Cuando estábamos rematándolo, nos dimos cuenta de que las entrevistas tenían un valor por sí mismas que no queríamos perder, así que decidimos transcribir esos cinco testimonios”. Así, el libro amplía las declaraciones de los entrevistados que, en el formato de cortometraje, no tenían cabida. Además, recoge fotografías, documentos y fragmentos de textos y cartas de Chaves Nogales.

Asimismo, la publicación se ha convertido en una forma de comercializar el documental en DVD, que se ofrece como complemento al libro en un pack indivisible. Con ello Asma Films ha hecho posible su difusión más allá del circuito de festivales y de las televisiones, para las que no es un formato habitual (por no tratarse de un largometraje ni de un corto, en sentido estricto). Según Luis Felipe, durante la fase de promoción les llegaban muchos mensajes de gente que quería ver el documental, por lo que la publicación del libro ha servido para dar respuesta a esa demanda.

Así lo ha demostrado la campaña de crowdfunding con la que han logrado editarlo, a través de la plataforma Libros.com: las 250 aportaciones económicas recibidas en apenas un mes dan idea de la curiosidad que ha despertado ‘El hombre que estaba allí’. No sólo por la cantidad sino también por la calidad de los apoyos, que han incluido a importantes personalidades de la literatura y el periodismo como Javier Marías, Rosa Montero, Ignacio Escolar, Marta Reyero o Leonardo Sardiña, entre otras. “De esta forma hemos conseguido sentir que es un proyecto coral, y eso reconforta bastante”, afirma Daniel Suberviola.

 

 

Accede a todo el contenido del Área Privada de CineAndCine. Realiza un pago de tan solo 20€ mediante PayPal y tendrás acceso ilimitado durante un año entero.

Publicidad

Últimos blogs

 

También nos interesa