La revista digital del sector audiovisual andaluz
S?guenos en Facebook
S?guenos en Twitter
 
×

Notícia

Simple Image Gallery Pro Notice: Joomla!'s /cache folder is not writable. Please correct this folder's permissions, clear your site's cache and retry.

'The Healing notes': música para el alma

Mercedes Milá se estrena como productora de documentales de la mano de los granadinos Pablo y Alberto Martos, que llevan su música a personas en situaciones complicadas

M Amelia BrenesM Amelia Brenes/Granada

Dicen que la música es alimento para el alma, y así lo creen los hermanos granadinos Alberto y Pablo Martos (chelista y violinista respectivamente), que llevan años compartiendo la suya con gente herida por diversos motivos. Parte de esa experiencia se ha recogido en el documental 'The Healing notes' ('Las notas que curan'), la película con la que Mercedes Milá se estrena en la producción de este género.

"Espero que este documental nos enseñe hasta dónde puede penetrar la música y aliviar el alma herida, el alma dañada de seres humanos de cualquier edad, condición o nacionalidad a los que las circunstancias de la vida han colocado en situaciones especialmente difíciles", apunta en el vídeo promocional la periodista, que se interesó por colaborar con los andaluces después de un recital que ofrecieron en la Fundación Juan March de Madrid, tal y como cuenta a CineAndCine Pablo Martos.

"Le gustó tanto el concierto que se puso en contacto con nuestra manager allí mismo y luego estuvo investigando sobre nosotros al llegar a casa", comenta el violinista, explicando que surgió entonces la firme intención de hacer algo juntos, fruto de "esa conexión con el público" que tanto les gusta a los hermanos granadinos.

Con una gira por aldeas palestinas a la vuelta de la esquina, Milá y Garnati Ensemble (que así se llama la agrupación que fundaron en 2005 los Martos, núcleo de la formación junto al violista y compositor Yuval Gotlibovic) encontraron la excusa perfecta para poner en marcha un proyecto que fraguó en un documental dirigido por Amparo Mendo que pasa por tres puntos distintos: Granada, Barcelona y Palestina.

En la ciudad andaluza tocaron para los pacientes de la planta de Oncología Pediátrica del hospital granadino Virgen de las Nieves, recogiendo una experiencia que repiten de vez en cuando. En Barcelona, por mediación de la productora, estuvieron con mujeres privadas de libertad de la Fundación ARED o jóvenes en riesgo de exclusión que acuden a la escuela de música, teatro y danza Xamfrá, en El Raval.

Igualmente, el documental viaja también a Ramala, Beit Reema o Nablus, donde Los Martos tocaron junto al pianista Tommaso Cogato para niños y adultos afectados por el conflicto palestino durante una gira auspiciada por la Fundación Barenboim-Said, de cuya orquesta (la West-Eastern-Divan) han sido miembros los hermanos Martos, recientemente galardonados con el Premio Andalucía Joven en la modalidad de Solidaridad.

 

 

"El sufrimiento de la Quinta Sinfonía de Beethoven es el mismo con el que se acuesta una mujer que está en la cárcel y no puede estar con su hijo, o un niño que tiene que enfrentarse a la quimioterapia", asegura Pablo, para quien "el arte se hace con lo más intuitivo" de los seres humanos, que en el fondo no somos tan distintos. Por eso está convencido de que a través del arte se puede llegar a todos, independientemente de su situación, su contexto o su naturaleza.

"El envoltorio puede cambiar, en una misma persona también, pero la esencia es en todos igual", insiste el violinista, que cree que la música propicia encuentros, a veces sorprendentes. Es el caso de uno que tuvo lugar hace tan solo unos meses en Granada, donde tocaron para jóvenes en riesgo de exclusión. Una chica levantó la mano, rompiendo el protocolo habitual de un concierto clásico.

"Tartamudeando, como pudo, dijo que le encantaba y que cómo podía hacerlo ella también. Que una chica con un futuro difícil se interesara por aprender a tocar el violín fue el mejor piropo que podíamos recibir", dice el granadino, destacando que el repertorio no era precisamente fácil de escuchar. "Se ha menospreciado mucho al público", asegura el músico, que cree que existe un concepto "bastante casposo" de la música clásica con el que hay que acabar.

"A mucha gente no se le pasa por la cabeza ir a un concierto clásico igual que no se le pasa por la cabeza pagar una entrada de teatro. Hay que conseguir que se lo planteen y que el concierto sea bueno. Durante mucho tiempo se ha ofrecido música de mala calidad y es un error", señala Pablo, para el que la música, en general, es un vehículo maravilloso para abrir ventanas a otros mundos. Y eso es lo que trata de hacer junto a Alberto, compartiendo en cada recital lo que ellos más quieren con el público, sea quien sea.

 

{gallery}2014/galerias/panoramas/documentales/the_healing_notes::::2:{/gallery}

 

Accede a todo el contenido del Área Privada de CineAndCine. Realiza un pago de tan solo 20€ mediante PayPal y tendrás acceso ilimitado durante un año entero.

Publicidad

Últimos blogs

 

También nos interesa