La revista digital del sector audiovisual andaluz
S?guenos en Facebook
S?guenos en Twitter
 
×

Notícia

Simple Image Gallery Pro Notice: Joomla!'s /cache folder is not writable. Please correct this folder's permissions, clear your site's cache and retry.

Un largo camino

‘Dos millones de pasos’ es un documental que narra el viaje con los pies descalzos de un almeriense hasta Santiago para cumplir una promesa

Evaristo MartínezEvaristo Martínez

Dos millones de pasos es la distancia que separa Almería de Santiago de Compostela. Puede que no sea una cifra exacta pero sí es la medida justa de una promesa, la que realizó el empresario almeriense Antonio Asensio, de 47 años, por la enfermedad de su madre. “Si se recupera”, se dijo, “viajaré desde mi casa en Aguadulce hasta Santiago, de una punta a otra de España, completamente descalzo”. Y así lo hizo.

‘Dos millones de pasos’ es, también, el nombre del documental que recoge esta gesta, un trabajo de Nico Fernández (El Ejido, Almería, 1980), quien también está viviendo su particular peregrinaje para que el proyecto pueda llegar a buen puerto. “Estamos pendientes de conseguir financiación para la edición, postproducción, etalonaje y demás. El proyecto ha sido autofinanciado y hemos agotado todos nuestros recursos. A pesar de todo, seguimos alimentando las redes sociales y hemos avanzado en el tratamiento final, guión de montaje y sonido, lo que facilitará mucho la fase final. Nuestra mayor dificultad está resultando encontrar financiación para terminar el proyecto con las garantías de calidad con las hemos trabajado hasta el momento”, explica Fernández a CineAndCine.

Experiencia con el crowdfunding

‘Dos millones de pasos’, subtitulado ‘Historia de una promesa’, ha recurrido al ‘crowdfounding’ para financiarse aunque según narra Nico Fernández la experiencia no ha sido del todo positiva. “Desde un principio todo el equipo ha capitalizado su trabajo, hemos firmado contratos de colaboración y se trabajó sobre presupuestos reales. El hecho de que un proyecto de estas características tenga un presupuesto tan elevado es precisamente por la cantidad y calidad del trabajo, la enorme cantidad de material y su elevado coste de producción a lo largo de media España. Este fue un poco nuestro error en esta plataforma, por lo que la cifra no fue alcanzada a pesar de contar con numerosos apoyos y, por tanto, el pago no se hizo efectivo”.

El almeriense reconoce que quizás pecaron “de inocentes o ilusionados” pero reconoce que ésta es una forma de financiación “muy útil si se sabe articular correctamente”. “Nosotros actualmente vamos a ofrecer las mismas recompensas que presentamos a través de estos servicios, pero a través de nuestro blog y gestionando los donativos a través de un nuevo servicio del portal Vimeo, donde tenemos un canal para este proyecto”, apunta.

Antonio Asensio partió de Almería el pasado 5 de marzo y alcanzó la Plaza del Obradoiro 68 días después, el 11 de mayo, logrando un gran impacto mediático. “Nos hubiera gustado que la difusión en prensa tan enorme que tuvo a su llegada nos hubiera servido de eco para presentar nuestro documental pero hemos preferido renunciar a esa baza en favor de la calidad final. Sacrificar un apartado tan cuidado para nosotros como la narrativa y la fotografía no se ajustaba al planteamiento inicial, a pesar de que nos enfrentemos a diferentes dilemas económicos en la actualidad”.

En cualquier caso, y aunque el viaje de ‘Dos millones de pasos’ aún está inconcluso, Fernández reconoce que en este tiempo han realizado “contactos muy interesantes” y que asociaciones y organismos ya se han interesado en su difusión una vez esté terminado. “Está siendo considerado fuera de nuestras fronteras por los valores que defiende, la universalidad del Camino de Santiago y la relevancia de la historia”.

La fuerza de una promesa

La idea de registrar en imágenes la aventura de Antonio Asensio surgió del propio peregrino en junio de 2011. Tras contactar con Nico Fernández y su equipo de la productora Digital Master tras ver el documental ‘Blanco y Negro. Un trocito de verde’, ganador del certamen Docural 2010, les contó sus planes y les transmitió sus intenciones. “Desde un primer momento creímos en la fuerza de sus palabras”, recuerda el cineasta.

Así comenzó un arduo trabajo de varios meses: preproducción, gestión de redes sociales, difusión en los medios, búsqueda de apoyos públicos, logística para el equipo técnico, planificación del calendario de rodaje... Muchos frentes abiertos y una frase que se repetía con insistencia: “Es una época muy complicada económicamente para apoyar proyectos de este tipo”.

Remando contra la corriente decidieron comenzar las primeras filmaciones en septiembre del pasado año. “Para promocionar nuestro proyecto queríamos poder mostrar algún material que avalara la calidad y factura técnica del trabajo. Realizamos diferentes rodajes para presentar al protagonista, mostrar cómo entrenaba y empezar a recopilar material un poco más personal. Todo se fue difundiendo a través de redes sociales donde el proyecto comenzó a tener dimensión más universal. En poco meses había cientos de personas de todo el mundo interesadas en él, preguntando por las razones de su desafío y animando a nuestro protagonista de cara al comienzo del viaje”.

Y en marzo comenzó la odisea de Antonio Asensio y, por extensión, la de Nico Fernández. “El día 5 por la mañana salió de su casa, se despidió de su madre y partimos con él. Los hemos seguido por etapas, pero hemos recorrido la Ruta Mozárabe, que une Almería con Mérida pasando por Córdoba, y desde allí la Vía de la Plata atravesando Extremadura y pasando por Salamanca hasta conectar con el Camino Sanabrés, que finaliza en la Plaza del Obradoiro. Nuestra intención era hacer al espectador partícipe de la experiencia, de conocer los espacios naturales, la belleza arquitectónica y a las gentes de los sitios por los que nuestro protagonista ha pasado haciendo compartir al público sus vivencias”.

 

 

Luchar contra los elementos

En ese tiempo, Nico Fernández y su equipo se han tenido que enfrentar a los mismos escollos que el peregrino, como dificultades atmosféricas o ausencia de señalizaciones que obligaban a alterar el meticuloso plan de rodaje establecido. “Hemos sido un equipo itinerante de cuatro o cinco personas, según las circunstancias, trabajando a dos o tres cámaras, con sonido directo, grúa, steady, travelling... En ningún momento el peregrino ha sido un modelo a nuestro servicio: debíamos prever su recorrido y adelantarnos para montar el set y esperarlo, luego volver a recoger y vuelta a empezar. Ha sido un trabajo muy duro, pero muy reconfortante”.

En la mente de Fernández, una idea: la de lograr un producto que fuera más allá del documental televisivo. “Hemos planteado una estética más cinematográfica, con planos más largos y cuidados donde el espacio y nuestro protagonista tuvieran suficiente relevancia otorgando notoriedad a uno o a otro en función de las circunstancias”.

Mientras sigue trabajando en otros proyectos, el realizador ejidense expresa su deseo de que el documental pueda llegar a verse, especialmente en dos ciudades: Almería y Santiago de Compostela. “Me gustaría llevarlo a buen término, por el esfuerzo, la inversión de tiempo, dinero y salud y por todo el equipo, los seguidores y mucha gente que en un momento u otro nos ha prestado su apoyo confiando en que era una historia para ser contada y que seríamos capaces de hacerlo”.

Desde CineAndCine confiamos en que el viaje de ‘Dos millones de pasos’ tenga el mismo final feliz que la gran experiencia vital de Antonio Asensio.

 


{gallery}2012/galerias/panoramas/documentales/dos_millones_pasos{/gallery}

Accede a todo el contenido del Área Privada de CineAndCine. Realiza un pago de tan solo 20€ mediante PayPal y tendrás acceso ilimitado durante un año entero.

Publicidad

Últimos blogs

 

También nos interesa