La revista digital del sector audiovisual andaluz
S?guenos en Facebook
S?guenos en Twitter
 

Carlos Cano: la banda sonora de Andalucía

El documental 'El mapa de Carlos', de Pablo Coca, viaja por las ciudades que marcaron vital y profesionalmente a este granadino universal

Ana VázquezAna Vázquez

Se acaban de cumplir 12 años desde que se fue, pero su música sigue en los corazones de muchos andaluces. Por paradojas de la vida, Carlos Cano suena ahora más actual que nunca y no solo porque se acabe de publicar un disco con sus últimos conciertos en directo.

Hace más de 35 años desde que compusiera la letra de la Murga de los Currelantes y parece que estuviera escrita hoy: "Que se acabe el paro y haiga trabajo, escuela gratis, medicina y hospital...", cantaba este granadino universal cuyas canciones, para muchas generaciones, son la banda sonora de su vida, de su Andalucía.

Porque Carlos Cano no solo fue un cantautor e intérprete excepcional. Fue, ante todo, un hombre comprometido con su tiempo, con su tierra, con la libertad. Esta faceta personal es sobre la que gira 'El mapa de Carlos', un trabajo que tiene como eje transversal las ciudades que marcaron vital y profesionalmente al artista: Granada, Nueva York, La Habana...

"Sabíamos que, con motivo del décimo aniversario de su muerte, ya había algún reportaje planeado, pero nosotros no queríamos hacer nada al uso, de ahí la idea de establecer un mapa y una estructura narrativa vinculada a estas ciudades que tanto marcaron a Carlos Cano", explica a CineAndCine José Manuel Rodríguez, productor ejecutivo de Azhar Media y co-guionista de este trabajo junto a Pablo Coca, también director del documental, sobre los inicios del trabajo en 2010.

Este original planteamiento hizo que tanto Canal Sur Televisión como la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía apoyaran económicamente el proyecto y le dieran el visto bueno en el verano de aquel año. "En ese momento sentimos el gran peso de la responsabilidad, pero lo solventamos con mucho trabajo porque había que entregarlo a finales de año y no teníamos tiempo que perder", recuerda Rodríguez.

También para Pablo Coca este trabajo, que siempre tuvo en mente, marcó un antes y un después en su carrera. Y no tanto profesionalmente sino a título personal. "Lo que más me ha impresionado de Carlos Cano es comprobar precisamente algo que ya sabía pero que he podido ratificar con el testimonio de sus familiares y amigos: que Carlos, polifacético y sensible como pocos, nos enseñó a ser andaluces, ni más ni menos, a mirar sin complejos ni superioridad a otros sitios, y es que él era un bastión para Andalucía".

Pese a este alma de líder y de abanderado "con las causas nobles", Coca recuerda que el granadino era una persona "muy tímida" que se subía a los escenarios no por cultivar el ego sino simplemente porque "necesitaba expresar sus sentimientos".

Retratar a un personaje de tal honestidad y compromiso con su verdad, que además le jugó alguna enemistad a lo largo de su carrera, ha sido todo un reto para ambos cineastas. "Cuando te enfrentas a un personaje como él te da vértigo porque, ante todo, quieres hacer un trabajo digno", confiesa Coca.

Tuvieron la suerte de que los amigos de Carlos se lo pusieron fácil. Enrique Morente, Clara Montes, Martirio y Diego Cañamero, entre otros, hablan de él en 'El mapa de Carlos', pero también sus familiares más directos, que hablan de lo bueno del cantante pero también de su "mala follá", como buen granadino.

"Hemos colaborado estrechamente con ellos y el resultado final les ha encajado, siempre nos han transmitido que están orgullosos y que les gusta", explica Rodríguez, a lo que Coca añade: "Recibimos muchos correos electrónicos de gente que ha visto el documental y que les ha emocionado, sobre todo, entre la gente más joven, que quizás no lo conociera tanto, y eso nos llena", concluye.

 

Accede a todo el contenido del Área Privada de CineAndCine. Realiza un pago de tan solo 20€ mediante PayPal y tendrás acceso ilimitado durante un año entero.

Publicidad

Últimos blogs

 

También nos interesa