La revista digital del sector audiovisual andaluz
S?guenos en Facebook
S?guenos en Twitter
 
×

Notícia

Simple Image Gallery Pro Notice: Joomla!'s /cache folder is not writable. Please correct this folder's permissions, clear your site's cache and retry.

Historias de niños robados

La productora 'el sótano.doc', que ha recorrido el país durante 2 años documentando el drama de los bebés robados, busca financiación para poder acabar 'Hijos del engaño'

M Amelia BrenesM Amelia Brenes

Paloma dio a luz a una niña prematura en Madrid en 1990. Mucho antes, Mari Paz tuvo a la suya en Cádiz. Josefa trajo al mundo dos mellizas en el 66, y Mari Cruz, un niño en 1980. Sus historias no tendrían nada de particular si no fuera porque ninguna de ellas se llevó a casa a su bebé. Todos murieron en extrañas circunstancias, convirtiendo a estas mujeres en algunas de las miles de madres que buscan desesperadamente a sus niños robados.

No se sabe con exactitud cuántos son, pero algunos hablan de 300.000 casos de recién nacidos adoptados ilegalmente en nuestro país, una cifra que no pudo pasar desapercibida para la productora independiente 'el sótano.doc', que decidió documentar esta realidad y la lucha de las familias por dar con sus familiares desaparecidos. Nace así 'Hijos del engaño', el primer documental sobre el robo de bebés en España.

Durante dos años, un equipo de profesionales, con Miryam Pedrero a la cabeza, han recorrido el territorio español para registrar historias como la de Paloma, Mari Paz, Josefa o Mari Cruz, que buscan a sus hijos, o como la de Antonio, que sabe a ciencia cierta que la mujer que lo crió no es su madre biológica. "Si tenemos que ir a la luna, iremos a la luna", dice este bebé robado de 45 años en una de las pocas escenas que pueden verse de momento de esta cinta, que todavía no es una realidad por falta de financiación.

Y es que el 'sótano.doc' está trabajando para recaudar los 27.000 euros necesarios para terminar la película, que pretenden distribuir internacionalmente, con el fin de que la historia se conozca más allá de las fronteras de españolas. "Cuanta más publicidad se le dé, mejor. Tiene que conocerse la verdad", asegura a CineAndCine el granadino Eduardo Raya, uno de los protagonistas de 'Hijos del engaño'.

 

 

Este abogado granadino, que ahora preside la asociación Afectados por Desaparición de Niños en Democracia (ADN-D), fue el primero en denunciar un caso de robo de bebés. Su hija nació el 6 de junio de 1990 en el Hospital Clínico San Cecilio de Granada. Según dijeron los médicos, la niña falleció por una patología hepática. Hubo varios elementos extraños, pero enterraron el cuerpo y siguieron con sus vidas.

Tres años más tarde, el ginecólogo que los atendió fue condenado por la Audiencia de Granada a un año de prisión, suspensión de empleo y multa de 100.000 pesetas (6.000 euros) por participar en una adopción irregular en 1989. Un hecho determinante para que, ya en el 2000, las sospechas pudieran más que otros sentimientos y el matrimonio decidiera exhumar el cadáver y practicar a los restos análisis genéticos para determinar si efectivamente aquel era su bebé.

No fue eso lo que dijo el ADN, así que Eduardo llevó el caso ante la Fiscalía, que lo ha archivado en dos ocasiones. "Es la aberración jurídica más grande cometida jamás", dice este padre, que cuenta con doce informes de distintos laboratorios que aseguran que los restos exhumados no pueden ser de su hija, frente a otros emitidos por el Instituto Nacional de Toxicología, según los cuales es imposible obtener ADN de los mismos. A estos restos hay que sumar un trozo de hígado que el hospital aportó durante la investigación y que, de acuerdo con los laboratorios, no pueden ser de un feto. Pero según Toxicología son de la hija de Raya, casi con seguridad.

"Esto requiere mucho tiempo, muchos días, mucho gasto…", comenta el granadino, que tiene claro que agotará todas las opciones posibles para tratar de que su denuncia siga adelante. "Nos están engañando, ocultando cosas, pero no voy a rendirme. Mi objetivo principal es encontrar a mi hija. Después me querellaré contra quien sea", añade Eduardo, que está esperando que se resuelva un recurso que podría permitir reabrir su caso.

"Miryam está haciendo un trabajo maravilloso. Aquí estuvieron grabando algunos días, en mi casa, en la oficina, en mi pueblo, en la parroquia…", cuenta este hombre que dice que, "por muchas Sor Marías que haya", no está dispuesto a perder su fe. "No me gusta que se criminalice a la Iglesia. Hay religiosos que han abusado de niños y Sor María no tiene perdón de Dios, aunque Dios perdona a todo el mundo, pero hay millones de curas que no hacen ese tipo de cosas, y nos apoyan y nos ayudan. Mi fe no me la puede quitar nadie", concluye.
 

{gallery}2013/galerias/panorama/documentales/hijos_del_engano{/gallery}

Accede a todo el contenido del Área Privada de CineAndCine. Realiza un pago de tan solo 20€ mediante PayPal y tendrás acceso ilimitado durante un año entero.

Publicidad

Últimos blogs

 

También nos interesa