La revista digital del sector audiovisual andaluz
S?guenos en Facebook
S?guenos en Twitter
 

Acento malagueño (por fin) en el Festival de Cine Español

‘321 días en Míchigan’, una producción cien por cien andaluza, recibe el aplauso de su tierra, Málaga, rendida ante sus actores

Marta JiménezMarta Jiménez|Málaga

La segunda película andaluza de la sección oficial, dirigida por Enrique García (Málaga, 1971), y la primera cien por cien malagueña que compite por la Biznaga de Oro en la historia del Festival de Cine Español, ha llenado la jornada del miércoles. La película ha sido recibida con emoción y con el aplauso unánime a un reparto de nuevos rostros del cine andaluz, casi todos salidos de series de Canal Sur, que suman muchos grados de talento, además de futuro para el cine español.

Media Málaga aparece en esta película coral, llena de extras y figurantes, que es un drama carcelario "lleno de humanidad" rodado con poco presupuesto, producido por Lanube Películas y Encanta Films, y no por Antonio Banderas, como algún periodista pensaba hoy al tratarse de una producción con sello malagueño. Algunos ya le auguran el Premio del Público de esta 17 edición al ser prioritarimente el público malagueño quien vota en las salas. La margarita se deshojará el sábado y ya veremos qué película se lleva el popular galardón con el que confesó soñar Paco Léon para su segunda Carmina.

Cuando Benito Zambrano rodó la mini serie 'Padre Coraje' hace casi 20 años tuvo claro que necesitaba actores andaluces para encarnar a yonkis y a gentes de los bajos fondos de Jerez. Nadie con un acento distinto podría haber hecho el famoso personaje "del Maquea". En la misma línea se halla el director de '321 días en Míchigan', quien se ha rodeado de intérpretes del terruño para encarnar a presos y presas encerrados en una cárcel malagueña, que interpretan a gitanos, yonkis, canis, mafiosos de poca monta y esa nueva especie que comienza a abundar en los patios de las prisiones: el preso por delito fiscal. A uno de ellos encarna su protagonista, Chico Garcia.

García es actor de teatro, pero el resto de sus compañeros provienen de la televisión. De series de Canal Sur como 'Arrayán' o 'SOS Estudiantes'. Las dos actrices protagonistas Virginia DeMorata y Virginia Muñoz provienen de la ESAD de Málaga y del mundo de los cortos y el teatro, además de la televisión. Igual que Héctor Medina, quien interpreta con mucha verosimilitud a un delicuente común con el que el protagonista entabla amistad en la cárcel. Salva Reina se mete en la piel del compañero de celda de Antonio, un yonki que tiene ecos de aquel Maquea que creó Vicente Romero para la serie de Zambrano, construido por un actor que proviene del mundo de los monólogo y a quien veremos en 'La isla mínima', la próxima película de Alberto Rodríguez.

A ellos se unen actores y actrices consagrados como Cuca Escribano, Aníbal Soto, Concha Galán, Juanma Lara y los actores de 'Grupo 7', José Manuel Poga y Joaquín Núñez, ganador del Goya 2013 al actor revelación. Preguntado por el casting de actores para el largometraje,  el director Enrique García aseguró en Málaga que está “ muy orgulloso" de todos sus actores y de cada frase que dicen en su película. "Ha sido un largo casting en el que lo peor fue tener que decir que no a amigos actores”.

Enrique García ha asegurado que ha tratado de reflejar con “el máximo naturalismo” la “cotidianeidad, rutina y normas” de la cárcel, para lo cual él y su guionista, Isabel Sánchez, han pasado por una largo y exhaustivo proceso de documentación en el que han contado con la ayuda del centro penitenciario de Málaga.

Un corto, el origen

El origen de '321 días en Míchigan' se remonta al año 2009 cuando a Enrique García lo llamaron de la prisión de Alhaurín de la Torre para impartir un taller de cine. Un lugar al que acudió con todos sus miedos y prejuicios cinematográficos. “Yo esperaba un cliché del tío con gafas de espejo, mascando tabaco y su rifle apoyado en la cadera en una torre, algo mucho más extremo, y me encontré con funcionarios que te frenan, te ordenan y te cuidan con la palabra”, explica. Cuando le propusieron un rodaje con los presos no se lo pensó dos veces y escribió un guión para un corto que se llamaría 'Tres razones'. “Yo no podía competir con una película de fugas ni de motines, porque no me hubieran dejado. Era complicado, porque para escribir un drama tienes que escribir un conflicto, que suele ser muy frágil en las sensibilidades, así que mandé un guión que partía de qué pasaría si yo lo hubiera tenido todo, lo hubiera perdido y me enfrentara a un entorno hostil como la cárcel. 321 días en Míchigan' no repite ni una sola escena del cortometraje, aunque he querido incluir algunos guiños de un corto que me ha dado muchas satisfacciones”.

El productor de la misma, José Carmona, asegura que “el éxito de esta película es conjugar algo que quieres contar con algo que interesa al público”. ‘321 días en Michigan’ narra la vida en prisión de un joven ejecutivo condenado por un delito financiero quien trata de evitar a toda cosa que su entorno social se entere de lo ocurrido, para lo cual finge que va a estudiar un Máster en Michigan. “En la cárcel a nadie le interesa lo que has hecho. No se habla de eso. De hecho, cuando he ido o voy a prisión jamás pregunto a nadie por qué está allí. Son personas que ya han sido juzgadas y condenadas. No necesito saber nada más del antes, sólo cómo buscan encauzar sus vidas”, explicó el director del largometraje.

En este sentido, la actriz protagonista, Virginia DeMorata, explicó que se planteó su personaje como una evolución del que ya interpretó en el cortometraje ‘Tr3s Razones’. “Uno se puede sentir encarcelado en plena calle. Hay encierros que son más psicológicos que físicos. Mi personaje, por ejemplo, se siente muy culpable y ha aprendido a estar cómoda en el entorno carcelario porque asume lo que ha hecho”, afirmó.

En relación a su distribución comercial, José Carmona, productor del filme, indicó que el largometraje ya cuenta con tres propuestas de distribución, aunque esperan que la presentación de la película en el Festival de Málaga. Cine Español repercuta positivamente en este aspecto y la película reciba más ofertas.

La música es otra de las principales bazas del filme. Coordinada por Javier Ojeda (Danza Invisible), quien tiene un cameo en la película, cuenta con las voces de grupos y cantantes malagueños como Tony Zenet, Pasión Vega, Tabletom, Celia Flores, Gema Cuéllar, Genara Cortés, El Kanka, Model Monroe, LaRowe, Los Globos, Cucaracha Dandí, Niño Juaneque y Karkoma. Y cuando parece que el círculo está cerrado, aparece en escena Fernando Velázquez, autor de películas como 'El Orfanato' o 'Lo Imposible', para firmar la banda sonora.

Enrique García resalta la importancia de haber llegado con su largometraje a este festival, en el que, como él bien dice, no se va a presentar una película, sino “la forma de vida de una prisión en Málaga, la forma de vida de una generación de actores y músicos malagueños. Todos han sonado en el teatro Cervantes apoyando una historia de aquí. "Por eso estamos muy orgullosos de decir que somos los primeros malagueños en el Festival de Málaga”.

Solo recordar que de aquella serie de Benito Zambrano llena de personajes tan auténticos como las interpretaciones que los crearon, salieron actores y actrices andaluces que llevan años pisando alfombras rojas: Fernando Tejero, Macarena Gómez, Antonio de la Torre o Julián Villagrán. ¿Estamos ante un nuevo 'Padre Coraje'? El tiempo lo dirá.


Información relacionada

'321 días en Míchigan' lleva a la alfombra roja el otro lado de la cárcel
 

Accede a todo el contenido del Área Privada de CineAndCine. Realiza un pago de tan solo 20€ mediante PayPal y tendrás acceso ilimitado durante un año entero.

Publicidad

Últimos blogs

 

También nos interesa